Fallido intento de Ruiz para demostrar que su gobierno trabaja normalmente

El esfuerzo del gobernador Ulises Ruiz Ortiz y de todo su gabinete por demostrar a los senadores que su administración funciona con normalidad, a pesar del conflicto iniciado en mayo, se encontró con la advertencia del panista Alejandro González Alcocer -quien está en favor de que el Ejecutivo estatal pida licencia- de que el Senado de la República tomará ”una decisión que sea la menos grave” para la entidad. Inclusive, y un día después de que la policía disparó contra integrantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) y estudiantes universitarios, lo cual dejó un saldo de cuatro heridos, el legislador de Acción Nacional señaló que ”una resolución de represión y violencia, con derramamiento de sangre, no la queremos”.

Este día, los senadores González Alcocer, Tomás Torres, del PRD, y Ramiro Hernández, del PRI, llegaron a esta ciudad capital para iniciar una larga serie de consultas y recepción de informes sobre el conflicto político-social, con lo que elaborarán un reporte a la Comisión de Gobernación para determinar si subsisten o no los poderes en el estado. Por su parte, la sección 22 del magisterio fijó un plazo de cinco días al Senado de la República para que presente su dictamen acerca de su petición de desaparición de poderes en Oaxaca, o tomará nuevas medidas para lograr la destitución del gobernador.

El vocero de los maestros, Daniel Rosas, aseguró que el movimiento mantiene la postura de que ”la salida de Ulises Ruiz no es negociable ni renunciable”. Asimismo, Daniel Rosas demandó una postura razonada del secretario de Gobernación, Carlos Abascal, quien afirmó que la balacera del pasado miércoles surgió de ”grupos violentos”, pero no explicó quiénes son los presuntos responsables, a pesar de las fotografías publicadas, donde se aprecia ”claramente a policías y sicarios al servicio del señor Ulises Ruiz” que disparan contra los manifestantes.

Encuentro en el hangar

A lo largo del día, los senadores sostuvieron diversos encuentros, y el más relevante y al que los reporteros y fotógrafos tuvieron acceso pleno, fue el que se realizó por casi dos horas con el gobernador en el hangar oficial del aeropuerto Benito Juárez, donde Ulises Ruiz convocó a todo su grupo de trabajo. Sobre todo, en el diálogo la postura de González Alcocer no le agradó al gobernador. Al terminar la sesión, y cuando los senadores ya se encontraban en un salón contiguo, Ulises Ruiz se acercó a su secretario de Finanzas, Miguel Angel Ortega, y definió la postura de los senadores: ”Estos no quieren ver más allá. Nos quieren chingar”.

Porque, además, los legisladores integrantes de la Comisión de Gobernación, que el lunes discutirá un nuevo proyecto de dictamen sobre la desaparición de poderes en Oaxaca, no se fueron muy convencidos de la reunión, a pesar de la danza de cifras que los secretarios de área les ofrecieron, respaldados en gruesas carpetas e inclusive en seis tomos de recortes de la prensa estatal sobre las actividades públicas de Ulises Ruiz. Además, el encuentro se llevó a cabo, no en el despacho del gobernador, sino en el hangar oficial, con el argumento de que Ruiz Ortiz llegaba de una gira por la Sierra Sur. Aun así, el inmueble se acondicionó para un encuentro formal e inclusive los helicópteros del gobierno del estado, entre ellos el que se utilizó el 14 de junio para disparar gases lacrimógenos contra el plantón magisterial, fueron ubicados en las pistas.

El senador del PRD y ex secretario de Gobierno de Zacatecas, Tomás Torres, expresó que la subcomisión informará de los testimonios recabados a lo largo del día ”con objetividad”. Aclaró que ”no seremos testigos de oídas, pero tampoco enjuiciadores de una realidad.” Por su parte, el legislador priísta Ramiro Hernández insistió en la definición de que el Senado de la República no está facultado para desaparecer poderes en una entidad, sino sólo ”declararlo cuando éstos no existen”. La reunión tampoco resultó muy cómoda para el secretario de Gobierno, Heliodoro Díaz -único de traje-, porque González Alcocer le reprochó de frente que la víspera anunciara, sin consultar a los senadores, que éstos habían cancelado su viaje.

Por la mañana, después de la reunión con el magisterio de la sección 22 y la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), el panista cuestionó, en una declaración a la prensa, la postura del funcionario, a quien hizo ”un extrañamiento, porque fue una declaración unilateral que pretendía boicotear (la visita) y con intención de amedrentar y no permitir el trabajo de la subcomisión”. No obstante, en el último tramo del encuentro, y mientras en la caseta de seguridad del hangar se acercó a medir el terreno el coordinador de las brigadas móviles de la APPO, Roberto Salomé García Lucero, el gobernador resaltó que su administración ha hecho una oferta económica sin precedente al magisterio oaxaqueño.

Asimismo, reiteró su definición por una vía negociada al conflicto, que hoy cumplió 144 días. ”La disposición de construir acuerdos no ha tenido límite y sigue firme para encontrar, a partir de consensos, una salida al conflicto” oaxaqueño, declaró. Los senadores llegaron al hangar luego de una reunión previa con los diputados de la 58 Legislatura local, donde el presidente del Congreso, Bulmaro Rito Salinas, insistió en que ”no ha lugar para la desaparición de poderes” y presentó un largo listado de las reformas constitucionales y legales que han hecho en los meses del conflicto, para ”demostrar” que el Poder Legislativo trabaja y no es justificable declarar su desaparición. Por la mañana, al reunirse con los senadores, maestros e integrantes de la APPO pidieron a la subcomisión que no sólo constaten el estado de los espacios físicos gubernamentales y de las calles de la ciudad, sino que le den una interpretación política al contexto que vive la entidad.

Ante ello, explicó el senador Ramiro Hernández, se pidió a la representación de la APPO y del magisterio aclarar su presunta participación en hechos de detención y castigos corporales a presuntos infractores, quienes fueron semidesnudados y amarrados en el zócalo de la ciudad el fin de semana. De forma paralela, este mediodía arrancó el encuentro Diálogo por la paz y la justicia, iniciativa ciudadana, en el atrio del antiguo convento de Santo Domingo de Guzmán, y ahí el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, Samuel Ruiz García, sostuvo que Oaxaca ”se quedó atrapado por el tiempo en un sistema político que ya pasó a la historia”, en referencia al viejo sistema priísta. Ante más de mil personas, Ruiz subrayó que ”los ojos del mundo están puestos en Oaxaca”, que es ”el vientre de todo el país; aquí está naciendo algo nuevo, un alumbramiento doloroso, pero celebrado por lo que habrá de llegar”.

Fuente: Enrique Méndez, Octavio Vélez, La Jornada en Internet,

http://www.jornada.unam.mx/2006/10/13/index.php?section=politica&article=003n1pol 27/01/2012

Publicado en 2006, Archivo, Cronologías, Octubre Etiquetado con: , , , ,