Priístas se infiltraron a marcha de la APPO y ocasionaron destrozos el sábado

La infiltración de grupos priístas en la marcha del sábado pasado para realizar destrozos en inmuebles oficiales y justificar la represión y posterior ejecución de las órdenes de captura en contra de la dirigentes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) es evidente, pues entre los 141 aprehendidos se encuentran al menos nuevo personas que laboran para el gobierno del estado.

Entre quienes han sido identificadas como participantes en los ataques a los inmuebles históricos de uso oficial ­Tribunal Superior de Justicia del estado y la Secretaría de Turismo, entre otros­ se encuentran Geodardo Martínez Canseco, colaborador del diputado local por la zona mixe, y Jesús Madrid Jiménez, promotor de las Unidades Móviles para el Desarrollo. Fuentes gubernamentales corroboraron a este diario que la Policía Federal Preventiva detuvo el pasado sábado a operadores del gobierno de Ulises Ruiz que se infiltraron en la marcha para realizar acciones violentas que, posteriormente, el gobierno del estado adjudicaría a la dirigencia de la APPO.

Entre los priístas detenidos estarían, además de Martínez Canseco, dos militantes de ese partido que realizan actividades políticas en la zona mazateca. Según informes recabados en organismos de inteligencia federal y en mandos de las fuerzas federales acantonadas en Oaxaca, los grupos priístas habrían actuado en “células”, y Martínez Canseco habría encabezado una de ellas. Para el dirigente de la APPO, Flavio Sosa, en los hechos violentos del sábado pasado existieron muchos detalles “sospechosos que sugieren la participación del gobierno del estado: ¿por qué no se resguardaron los inmuebles fundamentales?; ¿por qué los bomberos no acudieron a sofocar los incendios?, y ¿por qué se quemaron edificios fundamentales en la inspección hacendaria y en zonas que no estaban en la parte externa?”

Entre tanto, en vísperas de una nueva movilización de la APPO a la que se espera se sumará la sección 22 del sindicato magisterial, se intensificaron los patrullajes de las corporaciones policíacas. Algunos grupos de la PFP dejaron sus toletes y escudos para recorrer la ciudad portando armas cortas. La marcha tendrá como exigencias la destitución del gobernador, la presentación de desaparecidos, la salida de la PFP del estado y la liberación de presos políticos. Hasta anoche, la dirigencia de la APPO valoraba si se presentaba a la movilización, pues se temía que se ejecutaran mandamientos judiciales en su contra.

El hecho de que pudieran ser detenidos líderes de la APPO durante la manifestación fue corroborado por la procuradora estatal, Lizbeth Caña Cadeza, ya que en conferencia de prensa afirmó que los mandamientos podrían ser ejecutados “en cualquier momento”. Al respecto, las órdenes para los elementos de la PFP son que ningún dirigente de la APPO sea detenido mientras permanezca dentro de instalaciones eclesiásticas o cuando vaya acompañado de un religioso; sin embargo, Caña Cadeza no descartó que si la procuraduría cuenta con datos ciertos de dónde se encuentran los dirigentes, sin importar si se trata de recintos religiosos, se pueda solicitar a un juez una orden de cateo.

En cuanto a los detenidos, Caña Cadeza afirmó que ya se dictó auto de formal prisión para quienes fueron capturados el pasado 24 de noviembre, aunque se negó a informar si era sobre la totalidad de los enviados al penal de seguridad media El Rincón, que se localiza en Nayarit.La funcionaria dijo también que no iniciará ninguna investigación en torno de los llamados escuadrones de la muerte o de sicarios, como les ha denominado la población, hasta en tanto no reciba alguna denuncia formal de que existen grupos que se han dedicado a “levantar” o detener ilegalmente a presuntos integrantes de la APPO y maestros que han participado en las movilizaciones en demanda de la renuncia de Ulises Ruiz.

Caña Cadeza ejemplificó la manera en que se procura justicia en esta entidad, al señalar que los extranjeros que presuntamente cometieron actos delictivos el sábado pasado no serán puestos a disposición de un juez, sino turnados al Instituto Nacional de Migración para que sean enviados a sus países, toda vez que Oaxaca vive del turismo, y a fin de mantener buenas relaciones con otras naciones. En ese contexto dio a conocer que fueron detenidos por los hechos del sábado, el cubano René Valdés Alvarez, la ciudadana francesa, Sara Ilith, la argentina Ana Lilia Binben, y un español del cual no se dio a conocer el nombre.

Ante la eventual detención de trabajadores de la educación por su participación en la jornada de lucha que reclama la destitución del gobernador Ulises Ruiz Ortiz, el magisterio oaxaqueño advirtió que no permitirá más detenciones “y menos aún que la policía ingrese a las escuelas para generar terror y pánico” entre el alumnado. “No toleraremos más actitudes prepotentes y fascistas de los cuerpos policiacos al detener arbitrariamente a nuestros compañeros y luchadores sociales”, afirmó el secretario general de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores (SNTE), Enrique Rueda Pacheco. Subrayó que los últimos acontecimientos sucedidos en Oaxaca “dan una clara lectura de que el conflicto no se va a resolver con discursos que por un lado ofrecen diálogo para avanzar y por el otro, se generan condiciones que violentan y cancelan toda posibilidad de solución”.

Fuente: Gustavo Castillo, Alonso Urrutia, La Jornada en Internet,

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/01/index.php?section=politica&article=029n1pol 17/01/2012

Publicado en 2006, Archivo, Cronologías, Noviembre Etiquetado con: , , , ,