Torturados e incomunicados

Torturados e incomunicados, muchos de los detenidos en Oaxaca: ONG

Después de constatar que 36 de los 141 ciudadanos oaxaqueños recluidos desde el pasado lunes en el penal federal de El Rincón, a 20 kilómetros de aquí, presentan «huellas de tortura», y tras demandar que las autoridades permitan ver a los demás, defensores de derechos humanos lanzaron hoy una convocatoria «nacional e internacional» para que ciudadanos de México y del mundo «vengan a Nayarit a exigir la liberación» de estas personas.

Jesús Cortés Contreras, integrante del Foro de Abogados de Nayarit, informó que desde anoche (miércoles), los familiares de los detenidos empezaron a entrevistarse brevemente con 36 de éstos, entre ellos dos mujeres, pero lamentó que «el director del penal insista en mantenerlos incomunicados», pese a que se gestionó y obtuvo un «amparo telegráfico», concedido por un juez penal de Oaxaca. «Esto es una brutalidad», dijo la doctora Flor de María Sánchez Estrada, al denunciar que a su hermano Ismael y a la esposa de éste, Elizabeth Cantón Mena, la Policía Federal Preventiva (PFP) los detuvo el sábado «en una de las últimas calles de (la avenida) Reforma, bien lejos del Centro Histórico de Oaxaca; ellos iban a reunirse conmigo y con el resto de la familia, como todos los sábados, y los agarraron porque sí».

Los métodos policiacos

Luego de examinar a su hermano, de 36 años de edad, encontró que «a garrotazos le abrieron dos heridas en la cabeza, una de 15 y otra de 12 centímetros de largo; además tiene tres costillas rotas, varias más luxadas y huellas de golpes en los testículos». El, abundó, «me dijo que la PFP lo detuvo en la calle, cuando iba caminando con su esposa, y que varios hombres le pegaron salvajemente con el tolete; y dice también que después lo torturaron en el camión de redilas que lo llevó de Oaxaca a la cárcel de Miahuatlán; que lo golpeaban para que dizque diera nombres, y lo volvieron a torturar en el camión de Miahuatlán al aeropuerto de Oaxaca, antes de subirlo a los helicópteros en que los trajeron aquí», relató la doctora.

Acerca de su cuñada Elizabeth, de 44 años de edad, reconoció que las autoridades del penal «no me permitieron verla porque no soy familiar de ella, pero ya vino su hija y seguramente en el curso de la tarde la dejarán entrar». A su vez, una muchacha muy joven, llamada Arais Velasco Morales, denunció que el sábado a las siete de la noche la PFP detuvo a su madre, Paulina Morales Ramírez, de 52 años, y a su hermana, Esmeralda Velasco Morales, de 21.

«Ellas iban caminando por una calle del centro, muy lejos de donde estaba todo el problema, y los de la PFP las rodearon y les empezaron a pegar con los toletes, muy fuerte, en todo el cuerpo; mi hermana se cayó al suelo, ya sin conocimiento, y allí le siguieron dando de garrotazos», narró Arais. «Luego, como mi hermana no se podía levantar, la arrastraron para llevársela a la calle Juárez, ahí le tomaron fotos y le dijeron que la iban a violar delante de mi mamá si no decían quiénes eran sus cómplices», agregó. «Al rato las subieron a un camión y las mandaron al penal de Miahuatlán, sin que nosotros en la casa supiéramos nada de ellas, ni siquiera en dónde o a quién preguntar.

Ya al día siguiente, domingo, a mi mamá la dejaron hablarnos por teléfono pero apenas alcanzó a decirle a mi papá: ‘estamos en Miahuatlán’, cuando un señor le colgó la bocina», recordó Arais. Dijo que el lunes, muy temprano, su papá se trasladó al penal de Miahuatlán, donde al llegar se enteró de que su esposa y su hija habían sido enviadas en helicópteros de la PFP «quién sabe a dónde». Y añade que ella descubrió su paradero por otros medios. «Vi en Internet que las habían traído aquí a Nayarit, y entonces conseguí dinero y me vine como sea a buscarlas. Ahorita ya hablé con ellas y están muy golpeadas.

También vi a una señora, de nombre Ruth, y lo mismo, está muy golpeada. Dice que les volvieron a pegar en el camino de Miahuatlán al aeropuerto de Oaxaca». En la capital de aquel estado, precisó Carlos Andrés del Campo, representante de la Liga Mexicana de Defensa de los Derechos Humanos (Limedh), «muchos familiares de los detenidos no saben qué hacer y, en la mayoría de los casos, ignoran dónde están sus parientes; los primeros que se organizaron se vinieron para acá, pero el resto necesita mayor orientación». Es por eso, subrayó, que «debemos divulgar ampliamente la convocatoria que hoy lanzamos a escala nacional e internacional para iniciar una campaña urgente en solidaridad con los detenidos.

Estamos llamando a los grupos ciudadanos de México y del mundo para que vengan a Nayarit y exijan la liberación inmediata de estas personas». Desde el punto de vista legal, explicó el abogado Juárez Cortés, «logramos que un juez penal de Oaxaca girara un amparo telegráfico al Tribunal Superior de Justicia de Nayarit para que declare ya a todos los detenidos y les permita ponerse en contacto con sus defensores jurídicos y con sus parientes; no entendemos por qué están haciendo las cosas tan despacio, hasta ahora sólo le han tomado declaración a unos pocos».

Fuente: Jaime avilés, La Jornada en Internet,

http://www.jornada.unam.mx/2006/12/01/index.php?section=politica&article=028n1pol 17/01/2012

 

 

Publicado en 2006, Archivo, Cronologías, Noviembre Etiquetado con: , , , , ,
Top