Viola empresa de helicóptero represor leyes de aeronáutica

La empresa arrendadora de los helicópteros Bell 206 y los pilotos que las tripularon durante el desalojo de los maestros y la marcha a favor del gobernador Ulises Ruiz Ortiz han violado diversas disposiciones legales de la aeronáutica civil como son permitir que se arrojaran granadas de gas lacrimógeno en contra de la población y ocultar la matrícula de las aeronaves. Un piloto aviador retirado,-que solicito omitir su nombre-, afirmo que de ninguna manera la Ley de Aviación Civil, permite que se cobran las matriculas de las aeronaves, “cuando se hace es porque se piensa cometer una fechoría o para evadir alguna responsabilidad”.

Entrevistado en su domicilio particular comentó que el piloto seguramente reportó la matrícula a la torre de control del aeropuerto de Santa Cruz Xoxocotlán, “pero después decidieron cubrirla quien sabe con qué motivos”. Explicó que la matrícula permite conocer a que empresa pertenece la aeronave, “porque las naves Extra Alfa son públicas, Extra Coca son de gobierno y Extra Drago son privadas. Estas naves son comerciales que fueron arrendadas por el gobierno del estado”. “seguramente estas naves fueron rentadas a una empresa de Toluca, Estado de México, porque es ahí donde se están arrendado ahora con mayores facilidades”.

Comentó además que como pilotos civiles quienes operan los helicópteros no debieron participar en el operativo policiaco para atacar a la población, “porque lo prohíben expresamente todas las disposiciones legales respectivas. En todo caso debieron intervenir aeronaves de la Policía Federal Preventiva o el Ejército pero no una nave civil arrendada. “Control de Tráfico Aéreo no pudo autorizar el bombardeo a los profesores porque eso es competencia de las autoridades militares; por ello incluso las torres civiles trabajan en bandas de radio VHF y las militares en UHF para no interferir en esas acciones, aquí suponemos que la frecuencia militar no tuvo ninguna llamada y que entonces el piloto informó a la torre de control que nada más volaba la ciudad de Oaxaca en vuelo local de observación.

Asimismo, agregó, ninguna aeronave pude sobrevolar un área poblada a menos de mil pies de altura -300 metros- sin autorización, “debo tener una autorización del gobierno del estado, que seguramente ese si se dio”. “Aunque ese requisito es muy fácil de violar por la falta de tecnología de los aeropuertos, normalmente el centro de control les cree a los pilotos sobre la altura a ala que volaran pero por norma el capitán que incurrió en este delito debe ser procesado”. Resumió así las faltas cometidas durante los sobre vuelos de los helicópteros en el conflicto magisterial: volaron muy bajo, permitieron que se lanzaran objetos contra la población y cubrieron las matriculas de las aeronaves. Las sigas XA confirman que las aeronaves pertenecen a una empresa privada que las renta al gobierno del estado.

Fuente: Luis Ignacio Velásquez, NOTICIAS, 12A.

Publicado en 2006, Archivo, Cronologías, Junio Etiquetado con: , ,
Top